miércoles, 16 de julio de 2008

SONETO SOLO

SOLO

De mil heridas, el corazón curtido.
Estriado, como tu frente arrugada.
De tu angustia, mil veces enterrada.
Por hallarte solo y desprotegido.

Ahora, ya anciano y desvalido.
Olvidado de cuantos dicen te aman.
Plagado de cosidos que no sanan.
Dejado por los tuyos al descuido.

Triste destino por ti encontrado.
Después de haberles ofrecido tanto.
Ahora te encuentras viejo y castrado.

¿De que sirve, el rostro arrugado?
¿Tus sacrificios, tu mísero llanto?
Si a la soledad, eres condenado.

martes, 1 de julio de 2008

SONETO

Olvidar, pero olvidar no puedo
Ya que tu sonrisa mi mente toca.
Esa mirada limpia, esa boca,
Amargado de tu recuerdo quedo

Tú valentía, eclipsa mi credo
Y tú ausencia vacía mi copa.
Ya quedo seco, lágrimas pocas
Solo añoranzas y débil miedo.

De no volver jamás a recordarte
Y perderte de entre mi memoria.
Temer, que el tiempo haga olvidarte.

Por no aceptar la fingida historia.
Que representa tu temprana suerte.
Y quedar solo, preso de tu gloria

SONETO LA NADA



Templanza que la madurez concede.

Al contemplar tras de mí la nada.

Alzo la frente, el alma callada.

A donde voy, nadie seguirme puede.



Ando despacio, nada me precede.

Siento que llegó mi hora postrera.

Que entregué la vida entera.

Y mi alma a su descanso accede.



Y ahora, corriendo con gran brío.

A las puertas, mi mano se detiene.

¿Qué habrá tras su aspecto sombrío?



¿Qué será de mis terrenales bienes?

¿Será el descanso que tanto ansío?

¿Será la nada, lo que ahora viene?